Archivos

11/08/20

Pastor Tomas - 11/8/2020

Jesús calma la tempestad

Marcos 4:35-41 Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. 36Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. 37Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. 38Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? 39Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. 40Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe? 41Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?

1. Hay tormentas en la vida de los seguidores de Jesucristo.
a. Los discípulos tuvieron que enfrentar una tormenta aun cuando estaban haciendo lo que Jesús les pidió.
Marcos 4:35-37 Aquel día, cuando llegó la noche, les dijo: Pasemos al otro lado. 36Y despidiendo a la multitud, le tomaron como estaba, en la barca; y había también con él otras barcas. 37Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba.
b. ¿Jesús sabia de la tormenta que estaba cerca?
Job 12:15 Si él detiene las aguas, todo se seca; si las envía, destruyen la tierra.
Job 28:24-26 Porque él mira hasta los fines de la tierra, y ve cuanto hay bajo los cielos. 25Al dar peso al viento, y poner las aguas por medida; 26Cuando él dio ley a la lluvia, y camino al relámpago de los truenos,
c. Habrá tormentas que aparecerán en nuestras vidas.
d. ¿Qué causó la tormenta?
e. ¿Qué causa tormentas y luchas en nuestras vidas?
f. ¿Es importante a saber la causa de la tormenta?
2. ¿Cómo se respondieron los discípulos a la tempestad y como respondemos nosotros a las tempestades en nuestras vidas?
Marcos 4:38Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?
a. Los discípulos lo despertaron al Maestro.
b. A veces, nosotros respondemos en la misma manera.
c. En lugar de ver quién es el Señor y sentir su gran poder, surgen dudas a nuestro alrededor.
Salmos 60:1 Oh Dios, tú nos has desechado, nos quebrantaste; te has airado; !vuélvete a nosotros
Salmos 42:3 Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?
Salmos 42:7 Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas; todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.
d. Debemos buscar nuestra ayuda de las tempestades.
Salmos 42:8Pero de día mandará Jehová su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, y mi oración al Dios de mi vida.
Salmos 34:6 Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias.
Salmos 34:10 Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

3. Debemos ver como Jesús respondió a la tempestad.
a. Jesús envió a sus discípulos a la tormenta.
b. Jesús estaba dormido durante la tempestad.
c. Jesús le calmó la tempestad.
Marcos 4:39Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza.
d. Luego Jesús les preguntó a los discípulos sobre su fe.
Marcos 4:40Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

4. La Reacción Final
Marcos 4:41Entonces temieron con gran temor, y se decían el uno al otro: ¿Quién es éste, que aun el viento y el mar le obedecen?
a. Los discípulos estaban completamente aterrados.
b. Ellos conocieron a Jesús en una nueva manera.
c. Todos debemos responder a las tormentas como Jesús respondió.
Debemos decidir a obedecerle y conocerle mejor por medio de las tempestades de nuestra vida.

Descargas y recursos